Bronquiolitis ¿Cuándo acudir al Servicio de Urgencias?

La bronquiolitis, una infección pulmonar común en niños menores de 2 años, causada principalmente por el virus respiratorio sincitial (VRS), el cual tiende a manifestarse de manera estacional, con mayor incidencia entre noviembre y abril en la población infantil.

Entre el 2% y el 6% de los casos de bronquiolitis, puede adoptar una forma grave, requiriendo atención en unidades de cuidados intensivos pediátricos (UCIP).

Es crucial reconocer que ciertos niños son más susceptibles a desarrollar esta infección, y para ello, es importante identificar los factores de riesgo oportuna y adecuadamente. Estos incluyen:

Factores de riesgo:

  • Nacimiento prematuro: Antecedentes de nacimiento antes de las 32 semanas.
  • Condiciones de Salud Subyacentes: Antecedentes de enfermedades cardíacas, neurológicas o pulmonares.
  • Coinfección Bacteriana: Presencia de una coinfección bacteriana en niños menores de 12 meses.

Se debe destacar que los niños que presentan estos factores de riesgo son más propensos a desarrollar
síntomas severos de la enfermedad. La identificación temprana de estos factores es fundamental para la
atención y manejo adecuados de la bronquiolitis en la población pediátrica.

Los síntomas principales de esta afección son de naturaleza respiratoria y se derivan principalmente de la inflamación y la hinchazón de las vías respiratorias.

Inicia de manera similar a un cuadro gripal, con estornudos, secreción nasal transparente y, en ocasiones, fiebre e inflamación o secreción ocular. Si notas que, después de uno o dos días, los síntomas empeoran con episodios de tos, aumento de la frecuencia respiratoria o manifestaciones más graves, es esencial estar alerta a los siguientes signos de alarma:

  • Dificultad para respirar con movimientos rápidos del pecho, respiración agitada (hundimiento del pecho) y ruidos en el pecho.
  • Problemas para alimentarse.
  • Deterioro del estado de conciencia.
  • Reducción en la producción de orina
  • Aspecto general deteriorado.
  • Aumento de las palpitaciones cardíacas.
  • Frecuencia respiratoria superior a 60/min.

Es importante estar alerta e identificar estos signos de gravedad para acudir de manera oportuna al Servicio de Urgencias, con el fin de lograr una valoración por el personal médico, en donde se establecerá la gravedad de sus síntomas y se realizará un tratamiento adecuado, con el fin de evitar complicaciones en tu niño(a).

Es vital importancia estar alerta y reconocer estos signos de alarma para acudir oportunamente al servicio de urgencias. De esta manera, se podrá obtener una evaluación por parte del personal médico, quienes determinarán la gravedad de los síntomas y aplicarán un tratamiento adecuado. Este enfoque temprano es fundamental para prevenir posibles complicaciones en los niños.

Comparte esta pubicación

Cambio entrada de urgencias