Higiene de manos: Un hábito para prevenir la propagación del virus

El lavado de manos o higiene de manos cumple un factor primordial en los diferentes escenarios de la vida cotidiana, puesto que las manos son el principal foco de reproducción de virus, bacterias, microbios o protozoos, en donde se puede almacenar gran cantidad de gérmenes.

Es por ello, que el 80% de las enfermedades como infecciones respiratorias y/o corporales, diarrea, fiebre e influenza se transmiten a través de las manos por medio de la relación con diferentes artículos como objetos, juguetes, celulares, computadores, alimentos, bebidas, interacción con otras personas, entre otros. De esta manera, estos se vuelven un agente peligroso cuando empieza el contacto con la boca, ojos o nariz.

Ante esto, se ve la necesidad de implementar hábitos de higiene de manos desde la infancia para fomentar los momentos en que se debe aplicar el lavado de manos tanto para los niños(as) y adolescentes como para adultos. Conoce en que ocasiones se debe tener presente estos hábitos:

  • Antes, durante y después de preparar algún alimento
  • Antes y después de consumir alimentos
  • Después de:
    • Ir al baño
    • Cambiar pañales
    • Sonarse la nariz, toser o estornudar
    • Tocar un animal o recoger las heces de los animales
    • Jugar con otros niños
    • Manipular juguetes y celulares
    • Llegar del jardín, colegio, universidad o trabajo
    • Botar la basura

Así mismo, hay que tener en cuenta el proceso de lavado de manos ¿Cómo se debe hacer?

Recuerda que es fundamental crear hábitos y rutinas que fomente estos espacios de higiene de manos con el fin de educar desde edad temprana la importancia de estos, que poco a poco se siga trabajando para reforzar la seguridad y calidad en la prestación de los servicios clínicos.

Fuente:

https://www.cdc.gov/handwashing/esp/why-handwashing.html#:~:text=Lavarse%20las%20manos%20previene%20enfermedades,la%20boca%20sin%20darse%20cuenta.