Septiembre 24 al 26: Semana Contra la Obesidad y Sobrepeso Infantil

La obesidad asociada con el sedentarismo y los malos hábitos alimentarios se han convertido en un problema universal, causante de incrementos en el índice de morbilidad y mortalidad de países pobres y ricos. La mayoría de esa realidad se origina en la niñez y en la adolescencia y es revertida o asociada con obesidades mórbidas de difícil control en los adultos y que deteriora la calidad de vida de las personas y sus promedios de vida. Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional del Ministerio de la Protección Social, las estadísticas de la Vigilancia en Salud Pública y la Encuesta Nacional en Salud realizadas por el Instituto Nacional de Salud, uno de cada seis niños y adolescentes presenta sobrepeso u obesidad en Colombia; esta relación aumenta a medida que se incrementa el nivel del SISBEN y el nivel educativo de la madre.

Algunos puntos a tener en cuenta:

1. Lo que importa no es que el niño esté gordo o delgado. Lo que interesa es que el niño esté sano.

2. Los niños con sobrepeso tienen muchas probabilidades de convertirse en adultos obesos y, en comparación con los niños sin sobrepeso, tienen más probabilidades de sufrir a edades más tempranas diabetes y enfermedades cardiovasculares, que a su vez se asocian a un aumento de la probabilidad de muerte prematura y discapacidad.

3. No existe una cantidad exacta de comida que deba consumir un niño. Cada niño es un mundo distinto, y sus deseos y necesidades son diferentes. Es importante que estimulemos el consumo de frutas y verduras desde la niñez temprana. Lo indicado es de 5 a 7 porciones al día, evitar los alimentos con alto contenido calórico como los fritos y dulces. Los hábitos alimenticios se aprenden en familia y desde pequeños.

4. Comúnmente con la obesidad infantil llegan los problemas óseos, que causan deformidad en las piernas, y los inicios de los desórdenes metabólicos que tienen que ver con altos niveles de colesterol, de glicemia y triglicéridos.

5. La capacidad respiratoria de los niños obesos disminuye. También se quedan dormidos en clase y se les dificulta hacer deporte. A nivel psicológico, el niño se aísla porque sus compañeros usualmente lo molestan por su físico. En las niñas, estéticamente influye porque salen las primeras estrías.

6. El sobrepeso hace que el niño crezca más rápido y su pubertad es precoz. Al comienzo se ve alto, pero realmente su estatura será menor a lo esperado al terminar su desarrollo. En el futuro, el niño podrá ser diabético, hipertenso y posiblemente tendrá problemas cardiovasculares.

7. La obesidad infantil es considerada un problema de salud pública teniendo en cuenta que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siéndolo en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades como diabetes y afecciones cardiovasculares.