Depresión, ideación e intento suicida en la infancia.

Escrito por: Ana María Fernández
Trabajadora Social
Especialista en Maltrato Infantil

La ideación suicida, depresión e intento de suicido en los jóvenes es cada vez más frecuente debido al avance de la tecnología, el fácil acceso a la información a través de internet, el uso no regulado de las redes sociales y la modificación de los núcleos familiares y escolares por factores de tipo económico, social y cultural, los cuales han transformado el entorno de nuestros niños y jóvenes haciéndolos más vulnerables. Son múltiples las causas por la que los niños y adolescentes pueden caer en depresiones severas que en el peor de los casos los conducen a tener ideas de suicidio o hasta la misma muerte. La ideación suicida es un comportamiento que surge como resultado de una serie de pensamientos que tiene el adolescente y que conserva y cultiva durante varios días, meses o hasta años. Estos pensamientos están empezando a aparecer en niños entre los 10 y 18 años por lo general, y son la consecuencia de diferentes situaciones a las que éstos se han enfrentado durante su vida dentro de las que se pueden encontrar:

  • Ser víctima o espectador de situaciones relacionadas con violencia intrafamiliar o acoso sexual.
  • Ser víctimas de bullying en su entorno escolar.
  • Presencia de un familiar con enfermedad mental.
  • Ausencia de control y presencia de los padres durante la crianza, delegando a terceros su rol parental quienes no supervisan las actividades de los niños y adolescentes dejándolos tomar decisiones por su propia cuenta.
  • Ausencia de límites o normas claras en el hogar, por lo que los niños toman decisiones acerca de sus vidas sin dimensionar las consecuencias de las mismas.
  • Pérdida del año escolar, lo que podría llevar a una depresión en caso de que no sea asumida por el niño de manera correcta.

La ideación suicida y el suicidio infantil son unas conductas y situaciones que han tomado mucha fuerza en nuestra sociedad y pese a que debería ser muy poco frecuente en niños y adolescentes, debido a que aún no comprenden el concepto de la muerte, es un problema latente, pues tomar una decisión de este tipo es una salida rápida a una serie de problemas que por lo general el niño ha empezado a acumular en el transcurso de su vida.

 

¿Cómo identifico si mi hijo está en riesgo de tener ideaciones suicidas, depresión o intento de suicidio?

Presta atención a los siguientes comportamientos y si identificas varios de ellos en tus hijos debes estar pendiente a cualquiera de sus manifestaciones y acudir donde un profesional especializado:

  • Poca comunicación con los padres.
  • Aislamiento y depresión.
  • Bajo rendimiento académico
  • Actitud negativa frente a la escuela y la actividad escolar
  • Tener actitudes de desesperanza y baja tolerancia a los problemas y conflictos
  • Consumo de sustancias psicoactivas o farmacodependientes
  • Dificultades de comunicación con la familia
  • Rechazo y poca credibilidad por parte de los padres y adultos frente a los sentimientos de dolor y afectación del niño o la niña.
  • Antecedentes familiares de suicidio e intentos de suicidios anteriores.

En la Fundación Clínica Infantil Club Noel, entre enero y junio del año 2017, fueron atendidos por el servicio de urgencias 7 casos de niños y niñas con depresión, ideación e intento suicida, que fueron reportados para su valoración e intervención por parte del área de Trabajo social. Esta cifra nos llama la atención pues durante 2016 el reporte de casos para todo el año fue de 2 adolescentes.

¿Qué podemos hacer frente a este fenómeno?
Como familia jugamos un papel muy importante y relevante frente a situaciones como la depresión, las ideaciones suicidas y el suicido en los jóvenes y adolescentes. Dentro de las principales medidas que podemos tomar están:

  • Solicitar a las escuelas y jardines que desarrollen programas de prevención del suicidio e intervención con los estudiantes para mejorar su dinámica social y su calidad de vida.
  • Fortalecer las habilidades de resolución de problemas en nuestros niños enseñarles que no siempre pueden tener la razón, que en ocasiones se gana y en otras se pierde y que el diálogo es la mejor alternativa para solucionar los conflictos.
  • Enseñar y desarrollar en los niños razones para vivir, inculcar valores, demostrar la importancia del autocuidado, la autoestima, empatía, vínculos afectivos, apego saludable y hábitos saludables.
  • Fortalecer en los niños y adolescentes la confianza en sus habilidades, esfuerzo y persistencia para llegar a un resultado deseado, y la sana competencia (a través de un deporte, una tarea, competencias de tipo académico).
  • Supervisar las actividades de los adolescentes en las redes sociales
  • Motivarlos a realizar diferentes actividades deportivas, culturales y artísticas
  • Reconocer sus habilidades y motivarlo a explotarlas más.